El proyecto MALVA, financiado por la Consejería de Derechos Sociales, Igualdad, Diversidad y Juventud del Gobierno de Canarias, llegó a su fin la semana pasada.

Hemos realizado un balance de los meses compartidos y del proceso de crecimiento personal de cada una de nuestras participantes y no podemos estar más satisfechas. Envejecimiento activo como proceso y no como etapa, cuidarnos y aprender a lo largo de toda la vida, cultivar los lazos con nuestras iguales y con nosotras mismas, etc…, todo esto son factores protectores que hemos trabajado para prevenir y combatir la soledad no deseada.

Las participantes de nuestro proyecto MALVA son mujeres fuertes y valientes, que han querido visibilizarse como parte activa e importante de la sociedad. En una situación de miedo e incertidumbre, han elegido avanzar. Desde el equipo y en estas líneas sólo podemos reiterar su generosidad y decirles que ¡esperamos volver a verlas pronto!.

A través de algunas fotos queremos compartir algunas de las despedidas de nuestras participantes, que a lo largo de estos meses han participado de forma activa en este proyecto y en las distintas actividades que se han llevado a cabo. Valoramos la participación e implicación. Cerramos, pues, este proceso haciendo entrega de una flor como símbolo de crecimiento y cuidado.

Puede ser una imagen de 9 personas
Puede ser una imagen de una o varias personas, personas de pie y al aire libre
Puede ser una imagen de 9 personas, flor y texto